Lucha armada

Desde el comienzo de la dictudura franquista, el 1 de abril de 1939, se han dado movimientos insurreccionales que pretendían acabar con el régimen fascista recién impuesto. Estas oleadas se dieron, con mayor o menor intensidad, durante todo el periodo que duró el Franquismo, hasta 1975.

La primera resistencia armada de la que se tiene una mayor constancia es la que ejercieron los denominados Maquis o guerrilleros en los montes de la geografía española. Muchos de estos guerrilleros habían estado colaborando en la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, y con el retroceso del ejército de Hitler, decidieron reorientar su lucha en España. Su operación más importante fue la intentona de incursión sobre el Valle de Arán, en la que 7.000 hombres, bien preparados, se disponían a llevar a cabo la que se llamó como “Operación Reconquista de España”. No obstante, este plan fracasó, si bien es cierto que algunas de sus columnas lograron efectuar un gran avance en el territorio.

El periodo de máximo apogeo de los maquis se comprende entre los años 1945 y 1947, a partir del cual se intensificó la represión ejercida por los verdugos de Franco. Muchos de los guerrilleros fueron detenidos o tiroteados desde entonces, hasta reducir a los mínimos a los grupos de guerrilleros que aún quedaban activos. Desde el año 1952, en que se evacúan a los últimos contingentes de importancia, sólo quedarán resquicios de resistencia individuales que luchan por la propia supervivencia. El final del maquis lo marcan las muertes de Ramón Vila en 1963 y José Castro en 1965.

E.T.A.

La organización terrorista vasca, operativa actualmente, hunde sus raíces en la dictadura para tomar un carácter anti-fascista y libertario en sus orígenes. Su antecedente directo es un grupo de estudio universitario bautizado como Ekin, que a partir de 1953 toma contacto con la organización juvenil del Partido Nacionalista Vasco, con el que se funde en 1956. Dos años más tarde comienzan a vislumbrarse ciertas tensiones dentro del grupo, por lo que llevan a cabo la escisión. Es entonces cuando Ekin se transforma en ETA, exactamente el 31 de julio de 1959. Se desligarán del PNV por cuestiones de ideología, ya que ETA se definiría entonces como una organización marxista-leninista que propugnaba la acción directa para actuar como un movimiento libertario vasco.

El primer atentado que cometieron tuvo una gran repercusión: se trató del asesinato de Melitón Manzanas, jefe de la policía secreta de San Sebastián, que había tomado parte en torturas y abusos durante la dictadura franquista.

Pero sin duda, el que mayor repercusión tuvo fue el asesinato en 1973 del entonces presidente del gobierno Luis Carrero Blanco, por medio de un coche bomba en Madrid, acción aplaudida por muchos exiliados políticos y que consiguió que ETA se ganara el apoyo de algunos antifranquistas.

En la V Asamblea de la banda tiene lugar una importante escisión: se formarán así los grupos ETA Berri y ETA Zaharra, entre los años 1966 y 1967. ETA Berri representaría a la facción obrerista, tachados despectivamente de “españolistas” por su prioridad de enlazar con los grupos de izquierda de todo el país. ETA Zaharra, por su parte, daría nueva forma a los nacionalistas. El primero terminó disolviéndose y tomando la forma de un partido político llamado Movimiento Comunista. ETA Zaharra se dividirá a su vez en cuatro frentes internos: político, militar, económico y cultural.

El atentado de Carrero Blanco provocará una nueva escisión en el grupo terrorista, formándose el Partido Revolucionario de los Trabajadores Vascos. ETA se divide a raíz de esto en la facción militar y la político-militar, siendo esta última la mayoritaria, que aceptaría la amnistía que otorgó la democracia a los presos etarras y abandonaría la violencia, integrándose en el partido político Euskadiko Ezkerra, perteneciente en la actualidad al Partido Socialista de Euskadi. La ETA militar continuó con la actividad armada ya introducida la democracia en el país.

F.R.A.P.

El Frente Revolucionario Antifascita y Patriota fue una escisión del Partido Comunista de España, llevada a cabo en 1964, que se diferenciaba de éste por una ideologóa más radical y la determinación de tomar el camino de la lucha armada para atacar al régimen de Franco y precipitar su caída.

Surgió como rechazo a la política dominante del PCE de Santiago Carrillo, que propugnaba una lucha para el fin del franquismo de una forma pacífica, incluso mediante acuerdos con sectores del mismo régimen.

Tiene su origen en 1971, cuando se produjo una reunión en un piso de París, propiedad del dramaturgo Arthur Miller. En esta reunión se establecerían los seis puntos básicos de la doctrina del FRAP: derrocar la dictadura fascista y expulsar a los americanos mediante la lucha revolucionaria, establecer una República Federativa y Popular, nacionalizar los bienes y confiscar las propiedades de la oligarquía, realizar una profunda reforma agraria basándose en la confiscación de los granes latifundios, liquidar los restos del imperialismo español y fundar un ejército al servicio del pueblo.

Se constituyó formalmente el 24 de noviembre de 1973, con Julio Álvarez del Vayo como presidente, cuya declaración fue firmada por el Partido Comunista de España, la Oposición Sindicar Obrera, la Unión Popular del Campo, la Unión Popular de Artistas, la Unión Socialista Española y otros grupos de carácter político-sindical.

El 1 de mayo de 1973 tiene lugar la primera acción que se atribute al FRAP, cuando en las manifestaciones celebradas en Madrid por el día internacional del Trabajo, muere un subinspector de la Brigada Político-Social tras ser apuñalado en los enfrentamientos que se producirían entre la policía y los manifestantes en las cercanías de Atocha. A raíz de tal acontecimiento, se produce una oleada de sucesivas detenciones y represalias contra la organización. A partir de entonces, el FRAP se centrará en miembros de la policía política y de la Guardia Civil durante el verano de 1975. El 14 de julio de este año resulta muerto un miembro de la Policía Armada, y otro gravemente herido. En agosto muere un teniente de la Guardia Civil. El régimen puso a cabo una estricta política de detenciones, que culminó con dos Consejos de Guerra y el fusilamiento de Xosé Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz, junto a dos miembros de ETA. El grupo se disolverá en el año 1978.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: